fbpx

El trabajo ha sido la fuente principal de sustento para los seres humanos desde hace siglos. La prestación de servicios y el empleo de ciertas habilidades a cambio de una recompensa económica han dictado la norma desde los primeros registros de nuestra civilización.

Pero hoy, en medio de sociedades con una abundancia inédita y un consumismo que nos ha impulsado a acumular cada vez más cosas, trabajar se ha convertido casi en una obsesión para el ciudadano promedio, que aspira a tener cada vez más, independientemente de lo que deba sacrificar. Incluso si eso se trata de su propio tiempo de vida.

Actualmente, millones de ciudadanos en todo el mundo pasan más horas en su trabajo que en la casa junto con su familia. La mayoría de ellos alega que solo así podrán obtener mejores resultados laborales y, por ende, mejor recompensa salarial. Sin embargo, este tiempo invertido a veces no se traduce en mejores resultados para sus empresas.

El último informe de productividad de la Organización para Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ubicó a Chile como el quinto país menos productivo dentro de sus países miembros, a pesar de tener una de las jornadas laborales más extensas. Los chilenos generan por hora de trabajo apenas 27 dólares (el promedio en OCDE es 55 dólares) y pasan al menos 1.941 horas trabajando al año (en los países de la OCDE trabajan alrededor de 1.760 horas anualmente). Por lo tanto, las horas de trabajo no siempre son proporcionales al aumento de productividad. Entonces, ¿qué podemos hacer para ser más productivos en nuestros trabajos y dejar de sacrificar más tiempo personal?

Es en este punto donde la tecnología alza la mano para proponer soluciones. Y es que los avances tecnológicos son realmente revolucionarios cuando actúan en pro del desarrollo y bienestar social. Paradójicamente, hoy seguimos trabajando tanto o más que hace décadas, aun cuando tenemos herramientas útiles para hacer nuestras tareas más fáciles. Con tecnología podemos trabajar menos y tener mejores resultados laborales. Es decir, vivir mejor.

Automatización, el camino fácil

La automatización se trata de un sistema en el cual las tareas de producción, que son realizadas habitualmente por operadores humanos, se transfieren a un conjunto de elementos tecnológicos. Así, nuestras labores como trabajadores quedan en manos de máquinas más eficientes, y nosotros recuperamos tiempo para hacer otras cosas.

Un sistema automatizado consta principalmente de dos partes: una operativa, que actúa directamente sobre la máquina y comprende todos los elementos (motores, cilindros, software…) que hacen que la misma se mueva y realice la operación deseada. Y también cuenta con una parte de mando, que se refiere a un autómata programable, el cual debe ser capaz de comunicarse con todos los elementos de este sistema automatizado.

La automatización persigue como objetivos la mejoría en distintos ámbitos de una empresa:

  • Aumentar la productividad de la empresa. Así se pueden reducir los costos de producción y mejorar la calidad del producto o servicio.
  • Ofrecer mejores condiciones de trabajo al personal. Con esto se suprimen labores complejas y se incrementa su seguridad.
  • Realizar operaciones imposibles de controlar intelectual o manualmente.
  • Aumentar la disponibilidad de productos en cantidades y momentos precisos.
  • Simplificar los procesos de producción para reducir tiempos de trabajo.
  • Integrar eficientemente la gestión y producción.

Esta automatización es posible y cada vez más efectiva gracias a los avances tecnológicos, con los cuales se pueden construir sistemas para gestionar procesos o formas de interacción más fácil e intuitivamente. Esta practicidad de los nuevos softwares también le permite a cualquier empresa posicionarse mejor en un entorno VUCA.

Volátil, incierto, complejo y ambiguo. Así se define un entorno VUCA (acrónimo en inglés formado por los términos Volatility (V), Uncertatinty (U), Complexity (C) y Ambiguity (A)). Este concepto, que fue inventado por los soldados norteamericanos en la década de los noventa, se refiere a los escenarios actuales, en los cuales las empresas están obligadas a adaptarse velozmente a los cambios que demanda el mundo.

El entorno VUCA se presenta en casi cualquier sector profesional: servicios, industria, tecnología, banca… y nos invita a estar alertas al futuro inmediato. Para vivir en un contexto así es imprescindible adquirir conocimientos de forma constante. Solo así podemos predecir tanto los cambios que se avecinan como las acciones que debemos ejecutar para tener mejores resultados.

Automatización del marketing

En este dinámica de cambios incesantes y veloces, hay un área muy especial del contexto empresarial que se mantiene siempre activa: el marketing digital. Todas las acciones que realiza una empresa en el entorno digital para ofrecer un producto o servicio que satisfaga tanto las necesidades de los clientes como los objetivos de la empresa pueden ser automatizadas.

La automatización del marketing consiste en la utilización de software (programa informático) especializado para realizar acciones propias de esta disciplina de forma programada y autónoma. Las ventajas de la automatización dentro de la mercadotecnia son claves para considerarla dentro de nuestra actividad empresarial.

Un marketing automatizado nos permite enriquecer nuestro proceso de venta. Con ello podemos recibir información detallada sobre nuestros leads (personas interesadas en nuestro producto) y crear espacios de comunicación directos con ellos.

Dentro de esta ventaja destacan dos acciones cada vez más populares: “nutrición de leads” o leads nurturing y “la calificación de leads” o leads scoring. La primera permite entregar e-mails con contenido idóneo para el usuario correcto y en el momento adecuado, mientras que la segunda detecta de forma automática a aquellos usuarios que están más preparados para recibir una oferta comercial. Ambas tareas son imprescindibles y se complementan para trasmitir a nuestro público los beneficios del producto o servicio y así acercarlo a su compra. Pero si queremos que el contacto con nuestro cliente sea aún más inmediato y efectivo, hoy contamos con bots,  programas informáticos que sirven para comunicarse con el usuario e imitan un comportamiento humano. Es decir, asistentes virtuales que pueden hablar con las personas mientras estamos ausentes.

La automatización del marketing también nos ayuda a segmentar mejor al cliente objetivo. Con un software automatizado ya no tenemos que separar manualmente cada lead para analizar sus datos y clasificarlos. Esto ocurre como por arte de “magia” con nuestras máquinas. Así podemos enviar la información precisa que necesita cada cliente, dependiendo de la etapa de compra en la cual se encuentre.

Otra ventaja de tener acciones de marketing automatizadas es reducir costos y tiempos de producción. Según Nucleus Research, la automatización del marketing puede incrementar 14,5% la producción de ventas y reducir hasta 12,2% los gastos generales  por concepto de mercadeo. Además, tardamos mucho menos en ejecutar estas acciones, que manualmente nos llevarían más tiempo.

Esta optimización en nuestro tiempo también se evidencia cuando podemos comercializar nuestro producto o servicio por distintos canales de comunicación digital. Así obtenemos una mayor exposición y podemos seguir detalladamente, con estadísticas y gráficos, las interacciones de la audiencia.

Pero lo más impresionante de la automatización del marketing es que, una vez configuradas estas máquinas, podemos olvidarnos de la intervención humana durante el proceso de conversión. Todas las acciones que hayamos predeterminado (e-mails, notificaciones, chats…) se ejecutarán automáticamente gracias a este software de automatización. De esta manera, podemos desentendernos de estos procesos para enfocarnos en captar nuevos clientes que alimenten esta máquina automatizada. Por eso un marketing automatizado abarca desde que atraemos tráfico hasta que generamos las conversiones deseadas con los leads que captamos por todos los canales digitales.

Más tiempo, más vida

Definitivamente la automatización se presenta como una solución real y accesible a las intensas jornadas laborales que mantienen ocupadas y muchas veces abstraídas de su entorno personal a millones de personas.

Delegar gran parte de nuestras tareas a programas inteligentes nos abre la posibilidad de rescatar tiempo para nosotros y para nuestros seres más queridos.

Esta es precisamente la misión de Digitalbots, que se ha destacado por ofrecer soluciones tecnológicas efectivas y directas que permitan a cada empresa dejar de perder tiempo y dinero en la búsqueda de resultados positivos. Pero que, además, les ofrezcan a sus empleados la posibilidad de invertir este tiempo recuperado en otras cosas que los hagan más felices.

El tiempo es el activo más preciado y escaso de los seres humanos. Por eso en Digitalbots no saturamos; convertimos. No somos teoría; somos práctica. No desarrollamos bots; construimos experiencias.

¿Quieres construir una experiencia que te dé resultados y más tiempo libre? Comunícate con nosotros aquí.

Dejame un comentario