Design Thinking: El poder de la empatía

El panorama socioeconómico en la actualidad es un entorno complejo y dinámico para las empresas, y se espera que se vuelva más perturbador y volátil en un futuro previsible. Las herramientas y estrategias tradicionales de marketing han demostrado ser inadecuadas para hacer frente a la nueva dinámica del mercado.

Debido a este escenario, han surgido nuevas metodologías que pretenden ayudar significativamente a las empresas, y estas por otro lado tienen la necesidad imperiosa de aplicar estas para diferenciarse de la competencia y adaptarse a la transformación digital. El Growth Hacking, Lean, Agile o Design Thinking son algunas de las principales 

En este reportaje abordaremos el fenómeno del Design Thinking, sus pilares, beneficios y otros elementos que ayudarán a entender este concepto.

Design Thinking ha surgido como un enfoque adaptable al entorno empresarial y es ampliamente adoptado por diversas compañías para ayudar a diseñar estrategias, planes de marketing, esfuerzos de innovación y diseño de organizaciones.

De hecho, el Design Thinking ha empoderado a marcas líderes como Apple, General Electric, Google y Samsung para desarrollar productos innovadores y centrados en el ser humano.

¿Qué es Design Thinking?

Es una metodología que tiene como objetivo resolver problemas complejos. Design Thinking es un enfoque iterativo que busca comprender a los usuarios, redefinir problemas y desafiar suposiciones con un motivo para explorar estrategias alternativas que pueden no ser evidentes instantáneamente con su nivel inicial de comprensión. Es una forma de pensar y trabajar que incluye una colección de varios métodos prácticos.

El Design Thinking se centra en desarrollar un profundo interés en comprender a los clientes. La metodología permite cuestionar los problemas, suposiciones e implicaciones. Con ese enfoque, las personas pueden abordar problemas desconocidos o mal definidos, reformulándolos de manera centrada en el ser humano, originando numerosas ideas en múltiples sesiones y adoptando un enfoque práctico en las etapas de creación de prototipos y pruebas. 

Design Thinking también implica iteraciones y experimentación continua: bosquejar, hacer prototipos, testear y probar nuevas ideas.

5 Fases del Design Thinking

El modelo consta de cinco fases:

  1. Empatizar (con tus usuarios)
  2. Definir (necesidades del usuario, sus problemas y conocimientos)
  3. Idear (desafiando supuestos y generando ideas para soluciones creativas)
  4. Prototipar (comenzar a crear soluciones)
  5. Testear (ver si la idea tiene el óptimo feedback) 

¿Por qué los especialistas en Marketing deben implementar esta metodología?

El marketing en estos días se trata menos de dinero y más de conectarse con las personas. Las campañas de marketing exitosas establecen una conexión emocional con la audiencia y tocan su corazón. Los datos cualitativos de Design Thinking permiten identificarse con los clientes potenciales, comprenderlos, y además proporcionar cifras cuantitativas de investigación de mercado.

Junto a esto, también permite no solo saber cuánto pagaría un determinado cliente por los servicios o productos, sino que también porque lo compra.

La narración de historias (Storytelling) es otro componente importante del Design Thinking. Puedes diseñar un mensaje en torno a las necesidades humanas además de las características del producto para conectarse con la audiencia a un nivel más personal. Los anuncios que hacen reír o llorar a los clientes son mucho más poderosos en comparación con los que solo hablan sobre las características de su producto y el ahorro de costos.

¿Cómo utilizar el Design Thinking en Marketing?

Aquí hay algunas estrategias para aplicar el Design Thinking en el trabajo

1- Adopta un primer enfoque humano para resolver problemas: Si observamos a las grandes empresas que fueron disruptores del marketing como Uber, Amazon, Alibaba o Airbnb, hay un denominador común, estas entendieron los puntos débiles de sus clientes y las frustraciones con los operadores establecidos en el mercado y los resolvieron de una manera que nadie más lo había hecho antes.

A menudo, los especialistas en marketing se centran en las características del producto como el camino para adquirir y retener clientes y tienden a olvidar el problema que querían resolver con los productos. La empatía es la clave para aprovechar los problemas reales de los clientes.

Hay que pensar en los clientes más allá de los números, y sentir curiosidad por sus esperanzas, miedos, sentimientos e historias únicas.

Una vez que se logre conocer a los clientes y se identifique con sus problemas, se debe pensar en el producto y en las formas de comercializar desde un ángulo completamente diferente.

Se puede aprovechar las herramientas de Design Thinking como el mapa de empatía y los mapas de viajes para descubrir los puntos débiles y las oportunidades del cliente.

2. Libera el genio creativo que llevas dentro

Según el informe The Future of Jobs publicado por el Foro Económico Mundial, para 2020, se prevé que la creatividad sea la tercera habilidad más demandada. La creatividad es la piedra angular de la innovación exitosa cuando se combina con el conocimiento.

Se debe desarrollar esta capacidad con el equipo interno para brindar la agilidad que se necesita para reinventar las posibilidades de los datos y la tecnología emergente. De hecho, la mayoría de los disruptores no inventaron la tecnología que los hizo exitosos; más bien encontraron una forma simple, nueva y creativa de resolver un problema humano.

3. Llamarada y enfoque 

En el Design Thinking, se utilizan métodos llamativos o pensamiento divergente para explorar ideas y descubrir oportunidades. Incluye la recopilación de una amplia gama de historias de usuarios para obtener una mejor comprensión del espacio de oportunidad y buscar cantidad y diferir el juicio durante la lluvia de ideas.

Una vez obtenida la variedad de conceptos, hay que usar los métodos de enfoque para tomar la decisión correcta. 

4- Experimentar y seguir avanzando

Los sprints de diseño pueden ayudar aquí al delimitar el tiempo dedicado a la creación de ideas al avanzar rápidamente en las fases de prueba, aprendizaje e iteración. Una buena idea es salir al mercado con lanzamientos suaves, pilotos y versiones beta, para probar y aprender. Esto también ayudará a obtener más información para impulsar el crecimiento.

¿Necesitas asesoría? Contáctanos. Somos expertos en trabajar con metodologías ágiles como Design Thinking. En Digitalbots, no saturamos; convertimos. Transformamos conocimiento en resultados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.