fbpx

La finalidad del marketing es esencialmente aplicar las mejores estrategias para llegar a los consumidores deseados con los productos y servicios que ellos necesitan. Dentro de esta práctica, hemos identificado tradicionalmente dos focos, que dependen de a quiénes dirigimos la comunicación y de qué vendemos.

De esta diferenciación surgen los términos B2C (Business to Consumer) y el B2B (Business to Business)El primero es el marketing aplicado para consumidores finales, mientras que el segundo son las acciones de mercadeo para venderles a empresas.

Sin embargo, lo que es una realidad indiscutible es que en cualquiera de los dos modelos siempre tratamos con personas de carne y hueso, la razón por la cual en Digitalbots hemos apostado por el llamado marketing “persona a persona”. Es decir, las acciones que se piensan y se hacen siempre entendiendo que nos dirigimos, sea B2C o B2B, a un ser humano con gustos e intereses particulares.

Ventajas del marketing persona a persona

Vender entendiendo que quien compra es una persona tiene resultados más positivos que mantener una mirada netamente comercial, que ignora por completo todas aquellas cosas que condicionan a un individuo social. Por esta razón, hemos definido varias ventajas de este marketing:

1. Conocemos y satisfacemos mejor las demandas de usuarios

Esta estrategia nos ayuda a escuchar primero las demandas de los clientes. Una vez que sabemos qué necesitan, podemos resolver mejor sus inquietudes. Esto indudablemente generará mayor satisfacción en el público.

2. Generamos más seguridad y confianza

Los usuarios quieren sentir que las marcas los escuchan. Cuando perciben un trato más cercano y personal, se sienten parte de ella. Solo así podrán sentirse como en casa, es decir, tener la confianza necesaria para finalmente adquirir nuestros productos y servicios.

3. Desarrollamos relaciones a largo plazo

Si nuestra marca es capaz de transmitir confianza, entonces los usuarios comprarán varias veces, cada tanto necesiten cubrir una necesidad. De esta forma, nuestra empresa conseguirá no solo ventas puntuales, sino relaciones continuas y duraderas con sus clientes.

4. Llegamos a más clientes potenciales

El mejor influenciador de una marca es un cliente satisfecho. Con una estrategia de marketing de persona a persona ayudamos a que los usuarios contentos sean los mejores embajadores de la marca. Si ellos recomiendan nuestra marca como caso de satisfacción, podremos llegar a cada vez más clientes.

El éxito de una estrategia de marketing persona a persona se puede atribuir a varios principios:

–  Compromiso: el foco siempre será la satisfacción del cliente. Por eso debemos estar procurar estar sobre sus expectativas.

–   Calidad: esta cualidad está por encima de la cantidad. No nos importa tanto cuánto producimos, sino cuáles son los contenidos idóneos para conectar con nuestros seguidores. La personalización es la clave para ser cada vez más efectivos.

–  Omnicanalidad: actualmente es fundamental ofrecer una experiencia de marca integrada. Es decir, que cada persona pueda decidir en cuál momento y por qué canal se comunicará nuestra marca, y que su experiencia en todas sea la misma.

–  Empatía: si nos ponemos en los zapatos del cliente, podemos entender mejor sus necesidades y aspiraciones. Todos aquellos usuarios plenamente identificados con la forma de sentir y actuar de nuestra marca tendrán esa sensación de compromiso e integración como parte de la misma.

–  Credibilidad: nuestra comunicación debe ser convincente. Por eso nos solemos apoyar en el storytelling, que transmite el mensaje de una forma más fácil de recordar y con el cual podemos identificarnos mejor.

–   Autenticidad: nuestra marca debe ser fiel a un estilo propio. Y eso el cliente lo compensará. Si nosotros mismos siempre respetamos los valores que nos representan, el público nos percibirá como más honestos.

Reglas del marketing para personas

Desde Digitalbots seguimos siempre estas enunciados para que nuestra estrategia de marketing persona a persona genere los resultados que nuestros clientes necesitan.

La perfección no es humana: esto quiere decir que mostrar vulnerabilidad de vez en cuando nos puede hacer ver más cercanos al resto. Equivocarnos es normal, pero corregir es una obligación siempre.

Siempre buena onda: tu marca debe reflejar ánimo, felicidad, dinamismo y todas las cualidades que generen en nuestro público un aura al cual les gustaría pertenecer.

Nos debemos al público: más que vender, queremos entenderlos y ofrecer soluciones. Si el público nos percibe como sus amigos, generamos confianza y la venta es una consecuencia natural.

Cero obligación: la relación entre marca y cliente debe ser natural. En ningún momento el cliente deberá sentirse presionado. Por el contrario, ellos vendrán a nosotros y allí aportaremos las soluciones para sus problemas.

Inspiración siempre: todos los seres humanos buscamos referencias. Que nuestra marca sea una de ellas es nuestro gran objetivo. Si nuestra empresa puede cambiar realidades, tenemos seguidores asegurados.

Resolución de problemas: Para eso estamos. Nuestro producto o servicio no es más que la solución a los pain points de nuestros clientes. De allí que empecemos a comunicar que nuestra marca no vende camas, sino dulces sueños, por ejemplo.¿Quieres aplicar el marketing de persona a persona en tu empresa? En Digitalbots te ayudamos. Conversemos aquí.

Tags: 

Dejame un comentario