fbpx

Que nuestra marca sea una autoridad en el mundo digital depende mucho del reconocimiento que le otorgue internet y sus principales buscadores web. En esa misión por posicionarnos ante los ojos de la red madre, el Search Engine Optimization  o SEO es nuestro principal aliado.

SEO es precisamente el posicionamiento en buscadores y optimización de motores de búsqueda para mejorar la visibilidad en un sitio web en los resultados orgánicos (es decir, no pagos).

Los primeros buscadores surgieron a principios de los años 90, pero no fue sino hasta 1996 cuando se masificaron en la internet y nacieron portales web como Google o Yahoo. En ese momento, las personas se dieron cuenta de que podían ganar dinero si atraían tráfico a sus propios sitios web desde estos buscadores. Por eso empezaron a pensar en cómo podían posicionar sus nombres en las primeras páginas que arrojara cualquier búsqueda de un internauta.

Desde que surgió la necesidad de posicionar una marca en un buscador, el SEO ha cambiado mucho. Aunque inicialmente respondía a acciones muy puntuales y mecánicas que favorecían el puntaje de una web, hoy se centra principalmente en el Search Experience Optimization o lo que se entiende como “Todo por el usuario”.

Si bien existen múltiples factores que determinan cómo un motor de búsqueda posiciona a una página web, podemos destacar dos muy básicos: la autoridad y la relevancia. La primera hace referencia a la popularidad de la web, qué tanto atrae el contenido al usuario como para que este lo comparta; la segunda es la relación que tiene una página frente a una búsqueda dada. Es decir, los cientos de factores on-site que el motor búsqueda considera para asignar una posición en cada buscador web.

Tipos de SEO

El SEO se puede dividir en dos grandes grupos:

On-site: son los trabajos tras telones. Se preocupa de la relevancia del sitio web y por eso reúne todas las acciones que la optimizan para que pueda ser leída por los motores. Esto implica la optimización de keywords o palabras claves, el tiempo de carga, la experiencia del usuario, la optimización del código y el formato de las URLs o direcciones web.

Off-site: Aquí nos preocupamos por los factores externos de la página web en la que trabajamos. Entre estos destacan el número y calidad de enlaces, la presencia en redes sociales, la autoridad de la marca, las menciones en medios locales y el rendimiento en los resultados de búsqueda o CTR .

Si entendemos que los buscadores son la puerta principal a la información en internet, no es difícil deducir la importancia trascendental que tiene el SEO para nuestra marca en el mundo digital.

La razón más importante por la cual el SEO es útil para nosotros es porque hace más fácil la llegada de un usuario a nuestro sitio web. La optimización de SEO es esencial para que los motores de búsqueda entiendan de qué tratan nuestras páginas y si son útiles o no para determinados usuarios.

Sin embargo, esta disciplina está condicionada a los cambios propios de toda tecnología moderna. Por eso su aplicación ha sufrido varios cambios y ha pasado por tantas etapas que a veces es difícil descifrar entre las prácticas correctas y las que no, o entre aquellas que dejaron de ser determinantes y las que aún se mantienen vigentes para obtener los mejores resultados.

Por eso es que hemos decidido hacer una lista de mitos y realidades actuales sobre el SEO. Empezaremos por la primera categoría, aquellas prácticas que no son necesariamente como varios aseguran.

Mitos sobre SEO

La optimización de keywords es lo más importante: Las palabras claves ya no son lo más relevante para el posicionamiento SEO. El objetivo de nuestro posicionamiento ahora se debe centrar en identificar la necesidad del usuario y resolverla de la mejor manera. Claramente no se deben olvidar aquellos términos que este usuario buscará regularmente por Google.

Tener un sitio seguro (https) no es prioridad: Cuando navegamos en un sitio web cuya URL empieza por “http” y no “https” (con esa “s” al final), eso significa que es menos seguro cuando los hackers intentan acceder a él. Por esa razón, Google anunció en agosto de 2014 que tomaría como una buena señal dentro de su algoritmo que los sitios web fuese https. Aunque solo 1% de los resultados de búsqueda han sido afectados por este detalle, no deja de ser un punto extra contar con una URL más segura.

Las keywords deben coincidir exactamente con la búsqueda: No es necesario repetir la misma palabra clave a lo largo de un texto o en el título. Al hacer esto, estaríamos sobre optimizando nuestro contenidos, a lo cual Google denomina keyword suffing y considera una mala práctica en el SEO.

Debemos recordar que ahora Google muestra resultados con base en las intenciones de los usuarios y puede asignar sinónimos a palabras distintas para ofrecer los mismos resultados. Por eso es recomendable que a la hora de escribir pensemos más en los usuarios y no tanto en el buscador.

Mientras más páginas, mejor: Antes que la cantidad, está la calidad. Tener un exceso de contenido, sobre todo si no es útil para el usuario, no ayuda en nuestro posicionamiento. Debemos recordar que no todo el contenido que publicamos es indexado, que no todo lo indexado aparece en los resultados y que no todo lo que aparece en buscadores atrae tráfico de calidad. Actualmente Google identifica qué es de calidad y qué no.

Todo contenido duplicado es penalizado por Google: Aunque es complicado que este gigante de la internet castigue a una web eliminando información de sus índices de resultados, sí existen probabilidades de que lo haga en caso de que tomemos o plagiemos contenido de otra página web. Sin embargo, esto no ocurre si duplicamos contenido propio dentro de nuestra propio sitio. Google siempre insiste en que el contenido debe ser único y especial.

La página principal debe tener el mayor contenido: Imaginemos el impacto que puede tener para nuestros lectores una página de inicio sobresaturada de contenido. Lo más probable es que quieran salir corriendo, ¿cierto? Por eso Google entiende que mientras más precisa y efectiva sea la primera información que consigue el lector, mejor posicionará a esa página web. Lo recomendable es explicar de forma breve quiénes somos, qué hacemos, dónde estamos, nuestra propuesta de valor y la siguiente acción que debe ejecutar el usuario.

Como ya desmontamos aquellas falsas creencias sobre las prácticas del SEO, ahora mencionaremos algunas que actualmente son infalibles para obtener los resultados que queremos.

Verdades sobre SEO

SEO y SEM se complementan: Las probabilidades de clics en nuestro sitio web aumentan en la medida que sabemos integrar estas dos prácticas. Recordemos que el SEM consiste en las acciones para posicionar nuestra página web pero de forma paga. Si unimos ambas, obtendremos más popularidad por nuestros anuncios pagos y, por ende, el tráfico web aumentará, lo cual ayudará a posicionarnos mejor orgánicamente en los buscadores.

La web debe ser de calidad: La premisa de cualquier posicionamiento SEO es que el sitio web sea de calidad para nuestros usuarios. Así gastemos importantes cantidades de dinero en SEM, si nuestra web no es responsiva o atractiva, los resultados no serán los óptimos. Por eso es recomendable que la página web cumpla con los requisitos mínimos de calidad y usabilidad.

Enlaces externos son esenciales: Uno de los factores más importantes para los motores de búsqueda son los enlaces externos que apuntan a nuestro sitio web. Conseguir estos enlaces es entonces una de las tareas más importantes para los especialistas en SEO. Sin embargo, no todos los enlaces referidos son buenos para posicionarnos. Nuestra puntuación también dependerá de la puntuación que tenga ese sitio web que mencionó alguno de nuestros URL en sus páginas. Por eso no solo hay que tener aliados digitales que te mencionen sino que estos también sean bien vistos por Google.

Es un trabajo de largo aliento: En el posicionamiento SEO no existen fórmulas mágicas. El entender las necesidades exactas de los usuarios y cómo solucionarlas de la mejor manera requiere tiempo y dedicación. Sin lugar a duda es una de las acciones de marketing digital que amerita un trabajo constante para ver resultados. Convencer a un algoritmo con una inteligencia artificial de última tecnología de que nos ponga a nosotros antes que el resto no es tarea fácil.

Siempre hay que aprender: Al ser una disciplina sometida a los cambios propios de las últimas tecnologías, nada es permanente ni está escrita la última palabra. Por eso es esencial no solo contar con un profesional especialista en SEO sino con la proactividad necesaria para llevar el ritmo de los cambios y mantener así los mejores resultados para nuestra empresa.

Dejame un comentario