La pandemia del COVID-19 o coronavirus ha representado un verdadero reto para todos y, especialmente, para las empresas, que han tenido que enfrentarse al hecho de prescindir de sus trabajadores y, por lo tanto, comprometer sus resultados económicos.

Sin embargo, un número importante de estos negocios también ha sabido responder a la crisis gracias a su inmersión en las nuevas tecnologías, que hoy nos permiten realizar muchísimas tareas sin tener que depender de un lugar fijo.

En medio del aislamiento al que ha obligado esta pandemia, el trabajo remoto o teletrabajo ha sido la única opción de las empresas más modernas. Muchos empleados han tenido que seguir sus tareas habituales desde sus hogares, una práctica poco habitual en la mayoría de los países, pero que se presenta como una alternativa interesante en los tiempos actuales.

Adoptar el teletrabajo como una práctica habitual tiene una serie de ventajas, que describiremos a continuación:

  1. Aumenta el rendimiento y desarrollo de habilidades para le gestión del tiempo y las tareas. Las personas suelen aprender a optimizar su tiempo para estar con la familia sin dejar de realizar el trabajo oportuno en el lapso encomendado.
  2. Se  elimina el desplazamiento. Esto reduce el estrés que habitualmente genera llegar a tiempo al trabajo, lo cual suele ser muy recurrente en las grandes ciudades del mundo.
  3. Se ahorra. Al no tener que usar el auto o tomar el transporte público, existe un gasto menos para el trabajador. Así como se deja de gastar en almuerzos u otros antojos que suelen presentarse durante el horario de oficina.
  4. Se reducen las probabilidades de contraer enfermedades asociadas a cambios climáticos o contagios. Al estar en casa hay menos contacto con el exterior y con las multitudes.
  5. Se potencian los lazos familiares y vecinales. Quizás es de los aportes más significativos, porque se comparte más con los seres queridos, que habitualmente se ven poco y en condiciones apremiantes.
  6. Potencia la economía de las personas. La flexibilidad de no tener que estar frente a un computador, permite asumir varios compromisos a la vez. Esto abre la posibilidad de emprender en otros negocios o proyectos personales.
  7. Es democrático. Permite la inclusión al mundo laboral de personas con discapacidades o dificultades para trasladarse, como embarazadas o personas de la tercera edad.

Si el empleado se ve beneficiado por esta modalidad de trabajo, la empresa también sale favorecida por la motivación y rendimiento que genera en su fuerza laboral. Todo negocio tiene las siguientes ventajas al promover el teletrabajo:

  1. Menores costes. Hay una reducción de egresos porque se prescinde de la infraestructura habitual de una oficina y la mantención que esta implica.
  2. Mejores candidatos. Se puede contar con los mejores perfiles profesionales sin que las distancias físicas sean un inconveniente para su contratación.
  3. Reduce el absentismo laboral. El empleado tiene una disposición de horario para gestionar su agenda de trabajo en beneficio de la conciliación laboral.
  4. Retención del talento. Esta práctica fideliza a los profesionales más exigentes porque valora su comodidad y tiempo. Además resulta un depósito de confianza que hace la empresa hacia su equipo de trabajo.
  5. Mejora de objetivos. La empresa se enfoca más en la conquista de metas que en el tiempo invertido. Así el foco es cumplir con las tareas, independientemente del tiempo que se disponga para ellas.

En DigitalBots hemos apostado desde siempre por el teletrabajo. ¿Y ustedes? ¿cómo ha sido su experiencia trabajando desde casa?

Dejame un comentario